Cómo limpiar las zapatillas de lona

Cuando compramos zapatillas que son de tela, nos surgen muchas dudas. Cuando llega el verano, nos encanta los coloridos llamativos y nos arriesgamos mucho más atreviéndonos con colores como el blanco, amarillo, celeste, turquesa, etc. Son unos colores muy bonitos, pero no son tan sufridos como el negro o el marino, por ejemplo.

Por ello y para no quedarnos con las ganas de disfrutar de estos maravillosos colores, te damos los trucos para lucir siempre perfectas. Son muchas las madres y padres que optan por meter en la lavadora las zapatillas por comodidad, pero lo cierto es que ningún fabricante lo recomienda, porque el proceso de lavado es muy agresivo y el mismo roce en el tambor de la lavadora puede desgastar la goma de la suela de las zapatillas.

Sin embargo, tenemos los trucos para que queden limpias y perfectas como el primer día.

Pasos a seguir

1. Hay ciertos tejidos que es mejor lavarlos con un cepillo de cerdas suaves. Antes de nada, hay que sacudir las zapatillas quitando la máxima suciedad y polvo de las zapatillas, sin olvidarnos de las suelas.

2. Necesitamos crear una mezcla homogénea que se compone de agua, jabón neutro y bicarbonato de sodio.

3. Con el cepillo de cerdas suaves, cogemos un poco de esta mezcla homogénea y frotamos con suavidad en las zonas con manchas o allá donde lo necesite. Repetimos la operación tantas veces como sea necesario hasta que se eliminen las manchas.

4. Una vez que hayamos quitado todas las manchas, cogemos un trapo húmedo y lo pasamos por toda la zapatilla. Se trata de aclarar la mezcla para que quede uniforme y no se vean rodales notables.

5. Finalmente, hay que dejarlos secar en un lugar con sombra preferiblemente, para que el sol no queme los colores. Y recomendamos coger papel de periódicos o revistas para mantener su forma, puesto que una vez mojados pueden perder la forma inicial.

Con estos sencillos pasos, tendríamos los zapatos limpios como el primer día.